Protege las cámaras de tus dispositivos e impide que los ciberdelincuentes accedan a ellas y a tu información.

Cuando los usuarios van a comprar un nuevo smartphone, una de las características que más tienen en cuenta es que tenga una buena cámara para que haga buenas fotos. Los ordenadores, aunque no se utilicen para fotografiar, también suelen disponer de webcams para, por ejemplo, videollamadas.






Sin embargo, no hay que olvidar que estos dispositivos también se usan para otras cosas. En estos aparatos, tendemos a descargar muchas apps, por lo que hay cierto riesgo de que nos cuele algún malware que logre acceder a nuestras cámaras.

El 43,5% de los españoles no protege las cámaras de ninguno de sus dispositivos, según el informe ‘Influencia de la tecnología en la vida de los españoles’, elaborado por Kaspersky entre más de 2.000 españoles, algo que puede poner en riesgo su privacidad.

Si un ciberdelincuente obtiene acceso remoto a un dispositivo, podría activar la cámara sin que el usuario tenga conocimiento. Esto podría permitirles espiar actividades privadas u obtener imágenes o videos comprometedores y luego utilizar el chantaje exigiendo un rescate para no hacer públicas esas grabaciones. Esta forma de extorsión es conocida como «sextorsión«.

Por otro lado, si un atacante tiene acceso a la cámara, también podría utilizarla para capturar imágenes y luego utilizarlas para crear perfiles falsos, llevar a cabo fraudes o incluso suplantar la identidad de un usuario.

Un caso más que parte de este es el de la detención de un hombre de Reino Unido en enero de este año que usaba RATs y otras herramientas para espiar a mujeres y menores. “Se dice que utilizaba perfiles falsos en aplicaciones de mensajería para ponerse en contacto con sus víctimas, convenciéndolas de que descargaran los RAT a través de enlaces maliciosos señala Albors. Esto le permitió acceder a sus máquinas y dispositivos, donde secuestró las webcams y buscó fotos y vídeos guardados que contenían imágenes comprometedoras”.







¿Cómo logran acceder a las webcams?


Según una nota de prensa de ESET, los piratas informáticos pueden hackear las cámaras de los dispositivos de muchas formas. Algunas de las más comunes son:

Troyanos de acceso remoto (RATs): son malwares que permiten que los cibercriminales puedan controlar los dispositivos desde la distancia, incluso pueden activar las cámaras sin que se encienda la luz. De este modo, pueden hacer grabaciones para luego amenazar con difundirlas o registrar las pulsaciones de teclas para robar las credenciales de redes sociales o las bancarias.

Los exploits que aprovechan vulnerabilidades: son errores en el software (brechas de seguridad) que los atacantes pueden aprovechar para comprometer remotamente los dispositivos. ESET destaca las investigaciones de los expertos que tratan de encontrar el modo de solucionar este problema: “Recientemente, Apple pagó a un investigador más de 100.000 dólares por una vulnerabilidad que encontró en macOS y que podría haber permitido el hackeo de webcams”.

Los dispositivos de seguridad domésticos que se hackean: ESET también señala el riesgo que pueden suponer las cámaras de CCTV (videovigilancia), los monitores de bebés y otros dispositivos similares. “Aunque están diseñados para mantener a nuestras familias más seguras, podrían ser secuestrados por delincuentes apunta ESET. Esto podría ocurrir a través de explotaciones de vulnerabilidad o adivinando nuestras contraseñas”.



¿Cómo saber si han hackeado una webcam?


La luz que indica que la cámara está activada se enciende. “Aunque algunos atacantes pueden ocultar sus ataques apagando la luz de la cámara, no siempre es así”, dicen en ESET.

Los archivos extraños en el dispositivo. Si aparecen documentos en tu ordenador que tú no has descargado, puede que sean archivos guardados por el delincuente. En ESET, recomiendan que busques “cualquier cosa inusual, especialmente en la parte de documentos o carpetas de vídeo de tu disco duro”.

Hay aplicaciones inusuales en tu sistema. Los piratas informáticos suelen usar la herramienta RAT para grabar remotamente. “Ejecuta un análisis de malware”, aconseja la empresa de ciberseguridad.

Las configuraciones se han modificado. Los malwares como los RATs pueden interferir en el sistema operativo y desactivar algunas funciones de seguridad



¿Cómo proteger las cámaras para evitar el acceso de atacantes?


Los expertos en ciberseguridad de Kaspersky, han aprovechado los datos alarmantes de su estudio para dar una serie de consejos para que los usuarios sepan cómo proteger correctamente sus dispositivos:

-Usa protectores. Hay pegatinas que se venden en plataformas de ecommerce como Aliexpress o Amazon que cubren la cámara cuando no se usa y que se puede quitar para videollamadas. También se puede seguir método más rudimentario que consiste en poner un trozo de papel con celo o algo similar.

-Cerciórate de que las apps que instalas son seguras y controla a cuáles das permiso para que accedan a la cámara.

-Usa contraseñas: hay aparatos que ofrecen la posibilidad de restringir el acceso a las cámaras con una clave que solo los propietarios conozcan.

-Mantén tu dispositivo y las aplicaciones descargadas con la última actualización.

-Instala un buen antivirus que detecte las posibles amenazas.

-Bloquear enlaces y descargas peligrosos: Kaspersky Smart Home Security bloquea los intentos de descargar malware en los routers de los usuarios y les notifica de inmediato el ataque.


No hay comentarios:

Publicar un comentario