Los riesgos de compartir imágenes de menores en Internet

Muchos padres desconocen las consecuencias que puede conllevar postear imágenes de los niños sin permiso. Los expertos hablan de tres: la huella digital que genera el menor; los riesgos psicológicos que puede sufrir cuando crezca y los efectos legales de exponer su intimidad sin consentimiento



En los casos más extremos, un juez de familia podría incluso retirar a los progenitores el derecho a compartir imágenes de su hijo si lo considera excesivo o perjudicial.

Basta con escribir "niño" o incluso "#MumTok" en aplicaciones de redes sociales como TikTok para encontrar un sinfín de publicaciones de padres que comparten vídeos y fotos de sus hijos.

Esta moda de exponer a los hijos en las redes sociales tiene un nombre: sharenting, una mezcla entre compartir y ser padre. Pero los diputados franceses quieren ponerle un límite. La Asamblea Nacional está debatiendo un proyecto de ley contra el sharenting.

La Agencia Española de Protección de Datos denomina oversharing o sharenting la sobreexposición de información personal en internet. En particular, en las redes sociales. “Hablar en términos de bueno o malo sería lo más adecuado, porque cada familia marca sus propios límites y normas en relación con el uso de las nuevas tecnologías”, sostiene la psicóloga Rebeca Gómez. Ahora bien, prosigue Rebeca Gómez, lo que sí se conoce es que a veces los padres no siempre son una fuente de apoyo: “En muchos países, hasta un tercio de los menores revela que sus progenitores habrían publicado información sobre ellos en internet sin consultarles, siendo los bebés y niños más pequeños ni siquiera conscientes de este hecho, según datos de un estudio de 2020 de la Unión Europea”.


El derecho a la intimidad de los hijos


Una de las cláusulas pretende responsabilizar a los padres respecto al derecho a la intimidad de sus hijos que no puedan consentir que sus imágenes se suban a Internet.

En los casos más extremos, un juez de familia podría incluso retirar a uno de los progenitores el derecho a compartir imágenes de su hijo si lo considera excesivo o perjudicial.

El derecho a la intimidad está consagrado en la Constitución Española, específicamente en el Título 1 de los Derechos y deberes fundamentales, Capítulo Segundo (Derechos y libertades), Sección 1, artículo 18.1 y está reconocido en la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo. Dichas consecuencias tienen, a grandes rasgos, tres vertientes: la huella digital que generan, lo que supondrá a nivel psicológico para dichos menores cuando crezcan y las consecuencias legales que se irán previsiblemente perfilando conforme pase el tiempo.


Es difícil borrar lo que se publica


Es importante recordar que una vez que se comparte contenido en línea, puede ser muy difícil borrarlo posteriormente.

Según diversos estudios, un niño medio comparte su foto en Internet 1.300 veces antes de los 13 años, incluso antes de que pueda crear legalmente su propio perfil en Facebook o Instagram.

Este proyecto de ley es pionero en el mundo y ha sido bien acogido por psicólogos infantiles y expertos en redes sociales.

“El problema es que a niveles generales los padres no están realmente preocupados por la huella digital que todos tenemos si participamos en el ámbito digital, cosa que es casi imposible de eludir”, explica Julio de la Torre Hernández. Él es abogado experto en derecho tecnológico en informática forense, creador de abogadociber.es y embajador de You forget me, start-up dedicada exclusivamente a la huella digital consciente. Para el experto, cuando se interactúa en internet se deja rastro, y afecta a todos por igual, se haga con permiso o sin él: “Se queda todo: mi foto, mis datos personales, mi correo electrónico, lo que me gusta, lo que no”. Por todo esto, es de la opinión que los padres y madres no tienen derecho a intervenir sobre la intimidad y privacidad de su hijo: “Aun bajo la excusa del derecho a la libertad de educación que se tiene sobre él, porque sin querer se atenta contra su dignidad”.


Existe el riesgo de que las imágenes sean utilizadas en la web con fines perniciosos


Anja Stevic, investigadora postdoctoral en comunicación de la Universidad de Viena, considera que: "Los padres tienen que ser conscientes de los riesgos potenciales que pueden ocurrir si otras personas utilizan las fotografías o vídeos de sus hijos. Y, por supuesto, los riesgos se refieren sobre todo a la ética o al robo de las imágenes para algún tipo de fines realmente perniciosos en la red".

Bruno Studer, político francés impulsor del proyecto de ley, destaca que el 50% de las fotos compartidas inocentemente en las redes sociales acaban en foros de abusos sexuales a menores.

¿Es esto cierto? Pues la estimación proviene de una investigación de la Oficina del Comisionado para la Protección de la Infancia en Australia que data del año 2015.

Este estudio es de hace 8 años pero según la asociación francesa Cofrade : "Europol e Interpol alertaron ya en 2020 de la proliferación de los intercambios delictivos pedófilos en línea y de la prevalencia de los contenidos autoproducidos por los propios jóvenes o las personas de su entorno".


Compartir imágenes de los hijos solo con la familia o los amigos


Así que, conociendo todos estos riesgos, ¿sigue siendo seguro compartir imágenes de su hijo en Internet?

"Creo que hay una forma segura de hacerlo, explica la investigadora Anja Stevic. Cuando los ajustes están configurados para publicaciones privadas, compartir con la familia, compartir con amigos.. He visto a padres que sólo comparten imágenes de sus niños, pero de espaldas, sin mostrar realmente el rostro o el cuerpo completo del niño o varios niños juntos. Creo que el problema es cuando las fotos son demasiado públicas y cuando esto es realmente accesible a todo el mundo y, por supuesto, a los abusadores en línea."

Aunque este proyecto de ley no impedirá que los sitios web de abusos sexuales a menores recopilen los contenidos publicados en Internet, quieren recordar a los padres que deben respetar la privacidad digital de sus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario